miércoles, 25 de enero de 2012

Fuera luces, se sube el telón

-Vale, es verdad, sé que no me entiendes, y a veces ni yo misma lo hago, pero solo te pido que no intentes convencerme si ni yo misma estoy segura- nos quedamos en silencio, noté que se me humedecían los ojos, y luché contra ese impulso, intenté hablar varias veces pero no tenia palabras para describir esos millones de sentimientos que cruzaban mi mente en ese momento. Aún así lo intenté- ¿Sabes lo que es querer a alguien tanto como para llegar a dolerte?, ¿sabes lo que se siente al tener que esforzarte en no ver a esa persona para conseguir olvidarla?, ¿sabes lo que es tener que soportar miradas de desprecio de la persona que más te ha importado en tu vida y saber que, por mucho que lo intentases, nunca llegaría a haber ni siquiera amistad con esta?- mi voz se quebró y me callé de nuevo, noté como una lágrima se derramaba de mis ojos, y la cogí antes de que mojase mi mejilla, para evitar que se viese.-¿Sabes lo que se siente al darte cuenta de que echas tanto a alguien de menos, que llegas a quererle de más?
La habitación se quedó en un silencio profundo. Asintió suavemente con la cabeza.
-Pero ya no le quieres- me dijo, intentando aclarar sus ideas.
-Ya, y supongo que ahora entiendes porque tengo miedo de que vuelva a suceder lo mismo.
Asintió de nuevo.

Y esa era la cruda realidad.
Me encerré en mi misma intentando no pensar en ello, no pensar en que tal vez me estaba enamorando de la mejor persona que conocería en mi vida, de eso estaba segura, y en que me escondía para no reconocer lo que realmente sentía.

2 comentarios:

  1. Eso del amor va por fases. Conoces a una persona y te enamoras. Y luego algo sale mal, por cualquiera de las partes, y te vas nutriendo de miedo. Y cuando conoces a alguien, cuanto mejor te parece, cuanto más le va queriendo, más pánico tienes a que desaparezca. Lo peor es que todo es un bucle y con el tiempo te haces cobarde e inseguro. Por eso hay que intentar dejar el miedo a un lado. Aunque a veces parezca imposible.

    ResponderEliminar
  2. Sentí por momentos como si me lo estuvieses recriminando a mí, me pareció muy realista. Y... Estamos en las mismas. Yo también tengo miedo de estar enamorándome de alguien que no quiero. Y también es la mejor persona que podría conocer en la vida.

    Es injusto, ¿no te parece? Casi diría que no los merecemos.

    ResponderEliminar