jueves, 12 de enero de 2012

Verso acabado.

Se fijó en su alrededor, se había perdido. Abrió el mapa y no consiguió encontrarse.
Empezó a reírse a carcajadas, y, al escuchar su risa, se rió más aún, de la situación, de lo mierda que era el mundo, de si misma,.. Y se le escapó esa sonrisa, esa que tan poca gente conocía, la número 3, esa que le salía cuando era irónica, la que usaba para reírse de si misma, o cuando creía que alguien era tremendamente idiota. En este caso era un poco de cada uno de esos significados.
Miró hacia el asiento del pasajero, no había nadie, pero estaba ahí todo el equipaje necesario.
Lo cogió todo y salió del coche, respiró el aire puro.
Se sentó en el capó, se encendió un cigarro y empezó a leer un libro, su favorito.
Le dio una calada al cigarro mientras apartaba la vista del libro y fijaba su vista a lo lejos, a ese punto al que no llegaba la vista, siguiendo la carretera, y por un instante envidió a cualquier animal, para poder correr hacia ese lugar.
Se rió de nuevo de sus pensamientos, pero esta vez con una sonrisa sincera.
                                   
                                           ..Debía perderse más a menudo



3 comentarios:

  1. Concuerdo con "C". Pasaré a leerte más a menudo.

    ResponderEliminar
  2. Me gustó mucho de verdad!! y es bueno perderse de vez en cuando yo hay días que desearía estarlo todo el tiempo.

    ResponderEliminar