miércoles, 17 de abril de 2013

Recuerdo que fue un martes cuando empezó todo

Es como cuando te asomas a la ventana y no para de llover. Cuando esperas ante el teléfono, pero no suena, y te sientes tan frustrada que no eres capaz de sentir nada más.
Y desearías poder olvidarlo todo.

Abril es así. No tiene explicación. Te das cuenta de que todo ha acabado, pero esas las imágenes del pasado vuelven a tu mente, sin darte un respiro.
Podría escribir algo bonito, tierno y sentimental, pero no sería sincera conmigo misma. Es como una especie de amor/odio con este mes. Es una mezcla de sentimientos y de recuerdos, de fechas que recuerdas perfectamente, de noches que, en ocasiones, desearías olvidar, aunque ya no signifiquen lo mismo para ti.

Es ese brillo especial en las calles mojadas después de una lluvia intensa, mientras caminas hacia tu coche, y te prometes que jamás volverás a pronunciar un "para siempre". Aunque, en el fondo, te alegres de todo lo que has vivido.



-Otro 17 de Abril
"Still Miss Who I Thought He Was"

9 comentarios:

  1. Es un texto precioso, cielo! Me encanta! Los para siempre no lo son siempre... Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Oye esa sensación del telefono es tan amarga, desesperante... No sé si te ha pasado que estas a punto de pulsar la tecla verde para llamar y alguna voz interna te dice no, otra si, y esa dualidad de no saber si reir o llorar, si lo tomará a bien o si te dará remordimiento posterior.
    No me gusta abril, pero me gusta tu post. =)

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que debemos vivir la felicidad como si fuese para siempre aunque dure unos meses. La vida misma no es eterna así que a disfrutar cada momento de felicidad y buscar otros nuevos.

    ResponderEliminar
  4. Buen post! Qué duras verdades están expresadas en él. Pero es así.

    ResponderEliminar
  5. Conozco esa sensación de esperar una llamada, o un mensaje, que no llega (y dan ganas de meter el teléfono en una caja fuerte con doble candado, o vendarte los ojos para no estar tan encima).

    Abril, suele traer los recuerdos del último preludio o convertirse en uno que recordar meses después.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  6. Todo acabo y el "para siempre" queda en el olvido.. Que feo se siente eso! :(

    ResponderEliminar
  7. No me gustan demasiado los "para siempre" porque casi nunca duran "para siempre". Me ha gustado mucho esta entrada aunque me ha dejado una sensación de melancolía extraña. Creo haberme sentido identificada con el primer párrafo.
    No te lo digo a menudo, pero a mi también me enamoran tus palabras con mucha frecuencia.

    ResponderEliminar
  8. Los malos recuerdos duelen. Los buenos recuerdos matan. Siempre me acordaré de un trozo de diálogo del libro "Los pilares de la Tierra" que decía:

    "- Lamento hacerte tan desdichado.
    - No lo lamentes. Lamenta más bien haberme hecho feliz. Eso es lo que duele, que me hicieras tan feliz.".

    Me marcó muchísimo. Yo también te sigo! Me gusta lo que escribes.

    Besos :)

    ResponderEliminar