lunes, 3 de diciembre de 2012

Mistreated, misplaced, misunderstood

Es como una explosión en tu interior.
Corres a más no poder y respiras entrecortadamente. Casi tropiezas con algún objeto de la calzada.
Sigues corriendo y te fijas en que el otoño ha hecho un pequeño mosaico de hojas en el suelo del parque. Empieza a diluviar                          "Que típico".
El corazón te retumba en los oídos y, por un momento dudas si sigues respirando o no. Dejas de pensar, lo consigues, y de repente paras. En seco. Algo ha llamado la atención de tu subconsciente.
Y te da igual el frío y la lluvia. Lo único que necesitas es que el aire entre más rápido en tus pulmones, respiras como si no existiese oxígeno suficiente. Intentas detener esa gran nube de dudas que nubla tu cabeza.

Poco a poco esa nebulosa que hay en tu cabeza se va aclarando y te preguntas como has llegado hasta allí. Te das cuenta de que estás empapada, de pie junto a un árbol lleno de corazones y promesas, e inconscientemente lo golpeas.
Pequeños ojos curiosos te miran, divertidos. Parece que a ellos también les da igual la lluvia.

Son esos momentos en que te preguntas cuando dio ese vuelco tu vida

4 comentarios:

  1. Es lo peor de la vida. Que las cosas pasan poco a poco pero te das cuenta de repente.

    ResponderEliminar
  2. He estado mirando tu blog y me parece genial, muy visceral. En especial esta entrada por que bueno... es este un sentimiento con el que muchas veces me he sentido identificado. Es una odiosa emoción tratar de recordar quien fuiste, notarte hundido no ya por las criticas de fuera si no por las de dentro. Darse por rendido a veces es una buena solución no obstante. Hay veces que retirarte a lo más profundo de ti mismo y escuchar esa voz que suelen acallar sin querer amigos y conocidos. Esa voz de pensamiento reconstructivo es positivo.

    Es la misma sensación que describo en el blog. Cuando la red de mentiras, ilusiones, ideales que tenías que conectaban todo tu mundo, toda tu realidad, se rompe y te obliga a caer en un abismo de desesperación. Pero de esos sitios solo puedes salir más fuerte y mejor.

    Espero puedas pasarte por http://lahoracapicua.site11.com y comentar o incluso participar en él si quisieras.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta tu blog, en serio. Es genial, real, algo que alguna vez todos hemos pensado y has sabido plasmarlo en palabras con mucha naturalidad y ese grado de genialidad que asombre. Eres muy grande, te sigo, Maite.

    Pásate si quieres, comenta y participa si te gusta. ¡Un besazo! imposiblesinoeresyo.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  4. Los días de lluvia son mis favoritos. Tienen esa peculiaridad. Hacen que me pierda y no me de cuenta de lo que realmente esta sucediento... Son días que parecen que no existen... son días raros.
    Me alegro de que te guste mi blog. ¿Pasarme por el tuyo? Querida, si miras tu lista de seguidores, veras que yo soy una de las primeras que te siguieron. Un besito ;)

    ResponderEliminar