domingo, 11 de diciembre de 2011

.. y se muere si le faltas*

¿Sabes lo que más me gusta de los domingos? Que son eternos, tal vez eso debería ser malo, pero no es así.

Me encanta entretenerme, pasarme horas dibujando corazones en tu espalda, o las horas que te pasas tu dibujándolos en la palma de mi mano, mientras miramos una película de esas de las que siempre te quejas con el plan peli-manta-palomitas; me encanta dar pasos de astronauta en todos y cada uno de tus lunares, besarte el cuello y que te dé un escalofrío.
Y en esos momentos, en los que te veo sonreír sin darte cuenta, es cuando hago un pacto, si, entre tu sonrisa y yo, para que nunca desaparezca, y yo, a cambio, le regalo todas y cada una de mis noches de serenidad, de insomnio, de pensamientos constantes; y le prometo mil y un domingos más juntos.

4 comentarios:

  1. Sin duda, si son ese tipo de domingos, son perfectos. Ahora bien, ¿Eternos? El amor hace que los relojes se aceleren.

    ResponderEliminar
  2. Muchisimas GRACIAAS por Pasarte por mi blog! Ahora me toca a mi decirte lo cuanto me encanta el tuyo! Esta entrada es genial:) Sin duda, hacéis una buena pareja de verdad! Un besito :D

    ResponderEliminar
  3. Debe ser precioso tener mil y un domingos así con alguien que amas. Así como tú lo has hecho, espero poder yo algún día encontrarlo.

    ResponderEliminar
  4. Que preciosaaaa! Se nota que le quieres un montón! ^^ Que dureis mucho! un beso

    ResponderEliminar