viernes, 30 de diciembre de 2011

Our Own sky


Abrí los ojos y me esforcé en levantarme, consiguiendo ver así sobre las vaporosas las sábanas, que se asemejaban a nubes, o algodones de azúcar. Le vi sentado en el borde de la cama, mirándome. Estaba guapo incluso recién levantado. Me sonrió, y esa sonrisa consiguió parar mi corazón durante unos cuantos segundos.
-¿Que estabas soñando? Balbuceabas palabras en sueños- me dijo, de repente.
-Nada- dije, tapándome con la manta, me abrazó y besó la frente- Una pesadilla, creo-Se levantó de repente- ¿Te vas?- el pánico cruzó mi mente por un momento, creyendo que esa pesadilla se cumplía.
-No, voy a prepararte el desayuno, por cierto, he leído esto - dijo, tirándome un cuaderno encima, me fijé en cual era, y enrojecí, pero me calló en cuanto supuso que iba a recriminarle esa acción- Me gusta como escribes, ¿Has escrito sobre mi en alguna de esas páginas?
-Eso nunca lo sabrás- le dije, sonriendo pícaramente, se quedó mirándome, con cara de decepción- ¿Y mi desayuno?- añadí, cambiándole de tema.
-Ahora mismo- dijo, esbozando esa sonrisa que tanto me gustaba, justo antes de besarme- Por cierto, estas preciosa por las mañanas.
Me encantaba despertarme en el séptimo cielo, junto a nuestras nubes improvisadas y su sonrisa, que podía iluminar todo mi mundo.

2 comentarios:

  1. Hace poco también me preguntaron eso de ¿has escrito sobre mi? me gusta mantenerlo en secreto. un beso.

    ResponderEliminar
  2. Esas mañanas perfectas en la que solo saber que está ahí hace que todo este bien.

    ResponderEliminar