jueves, 13 de octubre de 2011

Sotto il cielo di Roma

-Dime palabras, al azar, ni las pienses- le dije
-Casa, viajes, coches, libros, paginas de diario, amor, Roma,..- se quedó en blanco, con la mirada perdida
-¿Roma?- inquirí, para bajarla de la nube.
-No sabia que más decir.
-¿Tiene algún significado especial para ti?
-Siempre he deseado viajar ahi. En las peliculas, los libros.. lo pintan como el lugar perfecto, donde vivir un romance, un amor prohibido, donde comprarte una casa, y mudarte escapándote y abstrayéndote del mundo..-Bajó la vista del cielo, me miró y sonrió.
Ambos nos reimos.
-Imaginate que ahora estuviesemos ahí, mirando el cielo desde un punto nuevo, bajo el sol de la Toscana, o tirando una moneda a la fontana di Trevi..
-O colocando un candado en el puente Milvio- la interrumpí.
-Seria precioso- dijo, casi en un susurro- ¿Algun día me llevaras?-me preguntó
-Nunca lo dudes, está en los planes de mi vida- me reí, ella estaba seria.
-Prome..-empezó a decir, le sellé los labios con un dedo.
-Lo prometo.
Y seguimos fantaseando con nuestra vida en Roma, diciendo palabras en italiano, y abstrayéndonos del mundo.


3 comentarios:

  1. Me encanta tu blog, te sigo. Un besazo de fuckitforme.blogspot.com y gracias por seguirme.

    ResponderEliminar
  2. Tengo una amiga que también está obsesionada con Roma. Bueno, con Italia en general. Yo estuve de viaje de estudios allí y no me gustó demasiado. Me quedo con Londres, de sitios donde haya estado, y con mi ilusión de conocer Nueva York.
    Eso sí, lo de los candados... no seais cutres. Todo el mundo hace eso. Y soy de la opinión de que, si quieres a alguien y tienes un candado, es mejor que te ates a él :)

    ResponderEliminar