domingo, 25 de septiembre de 2011

Faltan motivos

Me giro hacia ti, veo que me miras. Me sonries, te sonrio. Ninguno de los dos aparta la mirada. No decimos nada, tampoco hace falta. No nos acercamos el uno al otro, sabemos mantener las distancias de seguridad, la compostura. Algo nos despista, apartamos la mirada. Nos volvemos a mirar. El mundo desaparece.
Me faltan motivos para dejar de quererte.

1 comentario:

  1. Apartar la mirada para no caer en el magnetismo, sabiendo que tarde o temprano, a no ser que te quedes mirando fijamente al suelo, tus ojos se cruzarán con los suyos y entonces no habrá vuelta atrás.

    ResponderEliminar