miércoles, 14 de septiembre de 2011

Be a child forever

-Me encantaria volver a ser pequeña, volver a vivir esa época en la que mis "problemas" se solucionaban con un abrazo. Volver a ese mundo formado por solo unas cuantas calles, cuando formábamos una fortaleza de almohadas que nos protegia de todo. Cuando todo se solucionaba con un "lo siento" y el día siguiente todo estaba arreglado. Me gustaria volver a vivir en ese paraje mágico dónde todo era perfecto y nada podia ir mal, ni nadie podia sufrir nunca. - Mantuve mi vista fija en el paisaje- ¿Me dirás que a ti no te gustaria?
-Si, pero en ese momento solo tenias prisa por crecer, por poder hacer cosas de mayores, por tener responsabilidades y que la gente creyese y confiase en ti. ¿Enserio dejarias todo lo que tienes ahora por volver a ese momento?
Me quedé pensativa.
- Creo que tus experiencias valen más ahora. Yo no cambiaria este momento por nada.- añadió
-Entonces, ¿No te vendrias conmigo a nunca jamás, para no crecer nunca?- le dije, ya bromeando.
-No, porque si fuese así, nunca envejeceriamos juntos. Y después de todo, todavia podemos hacer locuras, como cuando éramos pequeños.
Y tenia razón, los momentos para ser niños ya habian pasado. Y después de todo, lo que tenia ahora, no era tan malo, eso era seguro.


"Y pintar nuestros nombres en el cristal empañado que da al patio de luces de nunca jamás"


1 comentario:

  1. He pensado muchas veces sobre eso. Y sí, es cierto que de pequeña me emocionaba con cualquier tontería, era feliz si me compraban un globo. Pero también es cierto que lloraba por estupideces, que me hundia por otros motivos y quería crecer. Cada etapa tiene lo suyo, ser niños es mágico y envejecer también lo es.

    ResponderEliminar