viernes, 20 de septiembre de 2013

Maserati.

Estábamos ahí, a la suficiente distancia para no tocarnos, para no poder saber en que pensaba el otro.
Era inspirador. La visión perfecta de la curva de tu vientre desnudo, tus manos acariciando mi espalda y tus labios a dos latidos de distancia de los míos.
Me pregunté si realmente iba a ser siempre así. Si todo iba a permanecer intacto cuando volviese. Si cuando parpadease desaparecerías, o si con la llegada del invierno se congelarían los sentimientos, y tus ojos, o los míos, se volverían fríos.
¿Sabes? Con el tiempo he llegado a darme cuenta de lo importante que has sido en mi vida. Por como apareciste en ella, supongo, o por esa sonrisa de chico malo, y esa mirada de niño bueno -de los que no puedes enamorarte-.
Porque no se si estoy enamorada de ti, o de nadie (ya sabes que siempre he considerado que esas palabras se me quedan grandes) pero aún así, en ocasiones detesto quererte. Porque un poco si que te quiero. Tal vez porque te has convertido en el color rojo de mi vida ( si tuviese que verte en un color determinado, sabes que sería en ese). Porque el amor, los celos, la tristeza o la frustración no son sentimientos que puedan calificarse de grises, sino que son del mismo color escarlata que tu/mi pintalabios favorito.
O tal vez porque eres tu, simplemente. 
En ocasiones creo que no hay que buscarle una explicación lógica a algo que no la tiene, ni tampoco hay que pensar en algo que "ambos sabíamos que iba a ocurrir en algún momento" (porque llamarlo destino quedaba muy cursi).

Debo reconocer(te) que he escrito sobre el amor en muchas ocasiones, cuando en realidad es algo en lo que no se si realmente creo. Y supongo que eso es porque, para mi, el amor es esa enorme promesa realmente complicada.
Porque presuntamente, o eso dicen, un día aparece alguien que simplifica todo aquello que tu veías arduo. Y todo aquello que te parecía incorrecto, se vuelve apropiado.

Y Tu apareciste en 2010.

8 comentarios:

  1. Me siento muy identificada con el último párrafo; un texto precioso y reflexivo :)
    ¡Un beso! <3

    ResponderEliminar
  2. El final es simplemente precioso, y el miedo del que hablas, de abrir los ojos y que todo se haya ido... ai, me ha llegado mucho.
    Un besito ^^

    ResponderEliminar
  3. Subscribo el último párrafo, y me ha encantado lo de la promesa realmente complicada.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  4. Simplemente precioso como todo lo que escribes

    ResponderEliminar
  5. "Destino"? existe? no será todo solo Causalidad?...
    Apareció en el 2010, y al parecer sigue muy presente...
    Coincido, el último párrafo es genial...
    Me gustó tu texto :)
    Bendiciones...

    ResponderEliminar
  6. Efectivamente, la última frase creo que es una definición muy certera de lo que es el amor, ese sentimiento a veces imposible de definir con palabras y a veces tan simple como un acto de lo más cotidiano. Un amor que no se busca y se encuentra, simplemente se acaba sintiendo

    ResponderEliminar
  7. Hola!! Definitivamente me gusta tu forma de escribir,
    La reflexion que haces al final es exacta!!
    Con Cariño: http://theperfectmanualforaudacity.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
  8. Me gusta muchísimo tu forma de escribir.
    Y creo que has hecho una perfecta descripción de lo que significa el amor.
    Me quedo por aquí.
    Besos.

    ResponderEliminar