domingo, 24 de marzo de 2013

Que si no prometo el cielo es por mi vértigo

Le temo a las alturas,
porque cuanto más alto subas
más fácil será romperte con la posterior caída.

Así que ignoremos esos "tres metros sobre el cielo"
e intenta mantenerme con los pies sobre el suelo
-porque yo tiendo a volar-.



No voy a escapar, pero déjame ir.

7 comentarios:

  1. Me ha gustado esta entrada (cómo está escrita) pero discrepo. Si bien es cierto que cuanto más subas más daño te puedes hacer, a veces es necesario arriesgar. Vuela y si te caes, alguien te curará.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con Cé! A veces es necesario arriesgarse aunque la caída sea mayor, la vida sigue siempre la misma estructura, simpre alzarás el vuelo y algo te hará caer, puede que desde un metro o puede que desde mil.

    Pero me encanta, sobre todo la frase final y la foto!!! ^^

    Bss

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo contigo! No hacen falta esos tres metros!
    http://macherieladyartiste.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. No todas las caídas son malas, es sano subir y bajar porque sólo así valoramos la felicidad. Ya sigo tu blog y eres bienvenida al mío.

    ResponderEliminar
  5. Hola!! Acabamos de encontrar tu blog y te seguimos desde ahora! :D Ojalá que también te guste nuestro espacio!! Un abrazo fuerte! :)
    www.melodiasporescrito.com

    ResponderEliminar
  6. que delicadeza tienes al escribir mujer, una forma dulce y sencilla de romper, si señor jajaja

    ResponderEliminar
  7. Hay que volar.

    Pero ni los pájaros pierden de vista el suelo ni un instante.

    Nunca.

    ResponderEliminar