martes, 24 de diciembre de 2013

Y punto.

Yo no lo definiría como un capricho. 
Se trata de sentir la suficiente curiosidad sobre algo que te imaginas, o sabes, que puede ser malo para ti, y sin embargo ser consciente de que vas a intentarlo de todos modos, porque si no lo hicieses probablemente te arrepentirías de no haber visto a donde dirigía ese camino.
No soporto cometer errores, pero debo reconocer que me gusta poder hacerlo. Porque la vida consiste en equivocarse, en elegir diversos caminos, y sobretodo en vivir. Y te aseguro, cariño, que no hay nada más bonito que eso.

12 comentarios:

  1. Prefiero arrepentirme por aquello que he hecho, que por aquello que no me atreví a hacer, siempre.
    No somos conscientes de lo volando que pasa la vida, y gastamos más tiempo preocupándonos por el "y si..." que por lo que realmente sucede.
    Muá.

    ResponderEliminar
  2. La vida... te llena de aprendizaje... lo que comúnmente se conoce como errores... evidentemente la diferencia está en que con el aprendizaje sigues adelante, te nutres, aceptas lo que salió bien o lo que salió mal, das un paso más con la seguridad de confiar en ti mismo y tus pasos... y ... no hace falta pasar por ese camino si se hace bien!
    La vida es dar un pequeño paso tras otro ya sea en línea recta, en círculos, en zig zag siempre y cuando seamos conscientes de lo que estamos haciendo y recordemos los pasos que dimos al principio. No podemos recharlos porque los elegimos en el momento concreto de la manera más correcta para nosotros.
    Felices Fiestas!

    ResponderEliminar
  3. Claro que sí, equivocarse es imprescindible para vivir. ¿Y lo bonito de volver a rehacer lo intentado y conseguir hacerlo bien al final? Un besito

    ResponderEliminar
  4. Somos libres para cometer nuestros propios errores y es mejor arrepentirte de haber dado ese paso que no que cargar toda tu vida con esa oportunidad que dejaste pasar...
    Aunque si sabes que puede ser malo para ti deberías preguntarte si vale tanto la pena, si eso vale más que tú misma! ;)

    ResponderEliminar
  5. Siempre nos equivocamos, queramos o no, así que habrá que empezar a asumirlo.

    ResponderEliminar
  6. Exactamente pensaba como tu.
    Quien no arriesga no gana, o eso dicen. Pero al final te das cuenta de que arriesgando también se puede perder y cuando esto ocurre seguido acabas derrumbandote.
    Intenta ir con pies de plomo, que no hace falta que de des con el canto en los dientes para darte cuenta de que has idealizado a alguien.
    Mucha suerte de todas formas, y la verdad es que quedarse con el "que hubiera pasado si..." Para mi es peor que perder

    Un abrazo y felices fiestas :)

    ResponderEliminar
  7. El que nada hace no se equivoca, esa comodidad se paga en mi opinión mucho más que el avance que supone aprender de errores y disfrutar de aciertos.

    Besos llenos de ricas risas para y por siempre ♥♥

    ResponderEliminar
  8. Equivocándonos nos construimos a nosotros mismos. Equivocándonos aprendemos a ser y a vivir (o seguir viviendo).

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  9. Lo has dicho todo. Tu forma de escribir es tan tajante y tan real que me encanta. Como siempre, me gusta. Me gusta que a veces me bajes a la tierra, vivo demasiado en las nubes. Al fin y al cabo la realidad tiene sus cosas buenas, incluso el equivocarse.

    Un abrazo enorme, N!

    ResponderEliminar
  10. A veces hacemos algo aún a sabiendas de que está mal y sí, la vida consiste en eso.

    ResponderEliminar
  11. Me acabo de pasar por aquí y me quedo. Me encanta tu blog. Pasate por mi nuevo blog plis
    memoriesonthesky.blogspot.com
    Muchas gracias !!!! Besos ^^

    ResponderEliminar
  12. No analices tu vida
    Vivela intensamente nada es un error
    depende con el hijo que lo miras

    ResponderEliminar