martes, 25 de septiembre de 2012

Driving slow on sunday morning

Sonríe, y esa sonrisa le ilumina los ojos.
Prescinde del maquillaje y se adentra en la gran ciudad, subiéndose en el gusano subterráneo. Se fija en su alrededor y decide regalar miradas, y sonrisas.
10 metros bajo tierra, piensa en la felicidad propiamente dicha, en el olor de un suspiro y el sonido del silencio. Piensa en todo y en nada, en lo posible y lo imposible.

Busca por la calle algún método factible,
para hacer de la felicidad algo tangible,
y lo encuentra.
Y ahí está, en plena calle, derrochadora, comprando rosas por doquier, regalándolas a desconocidos junto a una nota:
                           "Alguien te quiere"

Y si alguien le pregunta el porque, simplemente sonríe.
La vida es como el eco, que te devuelve todo aquello que das.
In darkness you are all I see, 
come and rest your bones with me
driving slow on sunday morning 
                    and I never want to leave.

4 comentarios:

  1. ¿Será verdad que la vida devuelve todo lo que le das? ¡Espero que sí! :-)

    http://atlantis2050.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Precioso, precioso ! ''Y si alguien le pregunta el porque, simplemente sonríe'' Increible, increible!

    ResponderEliminar